NUESTRA HISTORIA

 

Iniciamos promoviendo el vino mezcal de nuestra Villa, la villa de Nombre de Dios, Durango, donde nació y de donde proviene el nombre de nuestra marca.

Este año concretamos nuestro proyecto de instalar una vinata en sociedad con Jorge Rivera y Sonia Ávila, ambas excelentes personas, con un gran dominio de los sabores y olores alrededor de ese gran trabajo hoy tan respetado. Jorge y Sonia son herederos del conocimiento empírico para la elaboración arte- sanal del mezcal gracias a sus familias que empezaron a producir en el siglo XIX.

Estamos felices y orgullosos de compartir los mezcales que se producen en Nombre de Dios de la mano de Jorge y Sonia, así como de seguir promoviendo el excelente trabajo de nuestros amigos maestros duranguenses de los municipios de Durango, Mezquital y Topia.

 

 

 

NUESTROS DESTILADOS

Las características de nuestra selección de agaves, y las particularidades de los procesos regionales de la elaboración duranguense, revelan mezcales artesanales auténticos y únicos, que expresan la sensibilidad de cada productor que forma parte de La Guardarraya.

Nuestra gama va más allá del famoso maguey Cenizo del estado. Gracias a los productores de distintas regiones ofrecemos una extensa colección de 7 a 12 variedades, dependiendo de la temporada.

La Guardarraya, promociona y defiende los procesos tradicionales duranguenses. Una labor que resalta, al saborear nuestros agaves silvestres, creados por las manos expertas involucradas en la realización de este arte líquido, hoy reconocido en el mundo como mezcal.

 

 

Esta bebida cultural es una ofrenda de nuestras tierras mexicanas. El mezcal se produce en cantidades limitadas, recibiendo la atención necesaria. Es el arte que procesa esta planta maravillosa llamada maguey.

Degusta. Saborea. Disfruta.

 

Filosofía

Más allá del espíritu es el mensaje que conlleva la guardarraya desde un inicio. Es mantener, rescatar y apoyar a los productores que adquirieron el conocimiento empírico tradicional de nuestras regiones para producir lo que llamamos vino (vino mezcal, mezcal).

Nuestra gama de mezcales expresa años de espera y experiencia. Desde la planta hasta las personas que lo trabajan, la piedra y tierra en la que se cuece, el fierro con el que se corta y maja, el agua y la madera donde se fermenta y se evapora y en el cobre y/o madera que lo destila.

El mantenimiento de nuestras tradiciones es el mantenimiento de nuestro patrimonio, las evoluciones naturales en el proceso deben de permitir un alivio tanto para los vinateros (productores) que para el medio ambiente sin quitar la esencia de nuestra herencia.

Esta página es una invitación a que vayas más allá del mezcal que lleva cada botella. Nuestro gusto reside en platicar sobre ellas. No te límites a degustarlo, vívelo a través de las fotos y comentarios y contáctanos para saber más.

 

Show Buttons
Hide Buttons
× COMPRA EN LINEA